jueves, 28 de mayo de 2009

Regreso a la tierra

Vuelvo de lejos. De esos lugares interiores inmensos e insondables. Hubo cambio de estaciones bajo la piel del pecho y las grietas que dejó la nieve fueron cubiertas por el deshielo de los recuerdos reacomodados. Regreso al Hoy en un Ahora más parecido a un despertar luego de un coma que a otra cosa. Mientras tanto vi correr los trenes del tiempo a solas con las noticias de un planeta hermoso y terrible que amo con agridulce inquietud. Y traigo en la vuelta algo más de paz entre las venas. No mucha, tampoco hay que exagerar, pero me fui para volver de nuevo en otro rostro y otro ritmo. Sigo la crisis en directo, oliéndola, tocándola, escuchándola en las historias personales de gente cercana. Y nada puedo hacer más que sobre vivir trabajando mucho y llegando molido a la ducha al final de la tarde. C. sigue siendo refugio y manantial y su presencia a mi lado en los instantes que preceden el sueño es lo más parecido a la felicidad. Y eso es lo importante. Lo que me hace seguir y confiar el ella, el universo y en mi. ¿Es poco? No, es mucho en la aritmética del amor y los misterios del sentimiento.

2 comentarios:

Houellebecq dijo...

Este blog es excelente. La sensibilidad y el talento con el que está escrito no dejan de sorprenderme. Creo que he leído casi todos los post. Por si acaso busco algunos inéditos. Este último no lo había leído. Una delicia.

Joan dijo...

José Antonio es muy grande. Tuve la suerte de conocerle personalmente este verano en una fiesta solidaria. Es un ser de luz muy brillante. Su sensibilidad cristalina rebosa por todos los poros de su piel, dulcemente tostada por el encanto y la magia del caribe.
Su pluma es esquisita, pero no menos que el manantial de voz que emana de su poderosa garganta. Si leerle es una placer, oirle cantar es una deliciosa experiencia para los sentidos y una sorpresa para la lógica, que no entiende como tanta sensibilidad y talento pueden mantenerse ocultos bajo el oscuro manto del anonimato. El Mundo no sabe lo que se pierde.

Hermano, tal como te dije, el próximo año volveré a la fiesta solidaria, por todo lo que significa, pero también para poder volver a disfrutar del placer de oirte cantar. Entretanto, seguiré degustando tu arte y tu talento a través del maravilloso cuentagotas de tu blog.

Salud y buena energía para todos.

Joan.